Cuando en la zona bucodental no vale con una limpieza profesional, tal vez sea momento de realizar un curetaje en la cavidad bucodental.  

El curetaje dental es un tipo de técnica odontológica para tratar los casos en los que existe acúmulo de sarro, sobre manera cuando ha llegado ya al interior de las encías. Esto se produce cuando hay una inflamación en las encías, lo que puede significar que hay gingivitis o bien periodontitis. 

Muchas veces se confunde con una limpieza dental, porque todo trata de eliminar el sarro totalmente. Pero la limpieza dental, se realiza en las zonas visibles, no se trabaja sobre la encía. Sin embargo, el curetaje, se realiza cuando hay algún problema periodontal, trabajando por debajo de la encía. 

El curetaje se realiza una limpieza bucal se hace para realizar la placa y el sarro, posada en la encía. Es una limpieza más profunda, para a continuación realizar un alisado radicular y raspado. Si que es cierto que es una técnica mucho más invasiva que la de la limpieza bucal, de hecho, se realiza con anestesia local, al menos en los casos donde la afección periodontal sea grave. Todo depende de lo grave que sea el problema subsanar. 

Muchas personas otro de los problemas que le ven a esta técnica es el tiempo que tienen que dedicar para que se le realizan. Este tratamiento tiene una duración aproximada de hora y media. Normalmente en esta cita suele conllevar incluso la necesidad de tomar antibióticos, pero el periodoncista será el que mejor nos pueda aconsejar. 

El curetaje es un tipo de tratamiento correctivo, lo que quiere decir es que se realiza cuando ya existe una afección periodontal, y se realiza bajo la línea de la encía con un tipo de raspado, a continuación, un pulido y un alisado de la raíz del diente. 

Una vez realizado el curetaje no es recomendable fumar. Sabemos que fumar perjudica la salud, pero sin duda fumar va a generar que los dientes se manchen más y vuelvas a tener sarro en menos tiempo del deseado. Tampoco es recomendable consumir alimentos y bebidas frías en las primeras 24 horas e intentar llevar una dieta blanda y equilibrada. Evitando comer vegetales o carne que sean fibrosas, para evitar que se quede carne entre los dientes. 

Una vez realizado, si las encías están muy sensibles se debe limpiar los dientes muy sutilmente. Después del tercer o cuarto día se puede comenzar a retomar las técnicas de higiene comunes para tu boca. Si que es cierto que es recomendable después utilizar un colutorio antiséptico durante una o dos semanas como máximo. También se puede hacer enjuagues con clorhexidina durante 30 segundos o utilizar un gel con clorhexidina en la zona cervical, la zona que comprende entre los dientes y la encía. 

Siempre debemos de tener claro que debemos de ponernos en mano de profesionales que nos evalúen y asesoren sobre el estado de nuestra boca. Y que podamos hacer según el problema que presente nuestra dentadura.  Los curetajes no suelen ser necesarios en implantes dentales, pero entra aquí para más información: implante dental en Málaga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.