Es frecuente, que cuando hablamos de seguros de coche, escuchemos hablar del término franquicia. Pero en muchas ocasiones no tenemos claro ni que es ni para qué sirve. Aquí vamos a intentar explicarte todo lo que necesitas saber. 

Al contratar un seguro a todo riesgo para nuestro coche, normalmente podemos elegir entre contratar uno con franquicia o sin ella. Los seguros con franquicia son un tipo de seguro de coche en el que el asegurado debe pagar una cantidad preestablecida en caso de sufrir un accidente. Por lo tanto, la franquicia en sí, es eso una cantidad que está ya fijada que deberá pagar la persona asegurada. 

El valor de dicha franquicia no siempre es el mismo, ya que el importe se pacta entre la compañía y el asegurado cuando vas a contratar el seguro.  

Aunque inicialmente contratar la franquicia te parezca una desventaja, en cuanto veas que es muy beneficioso en cuanto al punto económico, lo mismo te convence. El importe de seguros a todo riesgo con franquicia, suele ser más cómoda o asequible que contratar estos seguros sin ella, con lo que, si no das demasiadas partes, te ahorras algo en tu seguro. Es un tipo de premio a los buenos conductores. 

Debes de tener claro, que un seguro con franquicia no afecta a las coberturas que tenga tu coche, sino al importe que tenga la persona asegurada en caso de tener que dar algún parte. La responsabilidad civil de la persona asegurada, no se ve afectada por la franquicia ya que ofrece una cobertura total. 

En caso de tener algún accidente y que en este caso tengas la culpa, deberás abonar la franquicia que corresponda. En caso de que el importe de los daños sea menor de lo que tienes pactado de franquicia, deberás hacer frente a estos gastos. Pero claro, si de lo que hablamos es de un siniestro total, o de la necesidad de que alguna persona tenga que ir al hospital, ya tenemos que pensar que estamos ahorrando mucho dinero. Porque salvo esa franquicia, el importe a pagar lo hará la aseguradora. 

En resumen, una franquicia puede ayudar a que pagues menos importe en tu prima, pero no implica perder ninguna cobertura de tu seguro. 

Para que te quede aún más claro, te ponemos un ejemplo. Si tienes un accidente con tu coche asegurado a todo riesgo con franquicia de 300 euros y el importe del arreglo de tu coche, asciende a 2000, la aseguradora pagará al taller los 1700 euros restantes y tú los 300. Mientras que si el arreglo de tu coche es de 50 euros, el importe al que tú deberás hacer frente, es el de esos 50 euros. 

Es un importe deducible en tu seguro.  

En nuestra opinión, la opción de seguro con franquicia, es muy ventajosa, por lo que hemos dicho, rebaja el importe de tu prima, y sin embargo no pierdes ninguna cobertura de tu seguro de autos a todo riesgo. Con lo cual si tienes cuidado, o eres un buen conductor y no tienes que dar partes en los que eres el culpable del siniestro, te ayuda ahorrar un poco en tu seguro. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.