Una crisis exige lo mejor de uno mismo y de nuestro Hospital. Los momentos de dificultades económicas, como el que vivimos actualmente y los que todavía están por llegar, deben ser un momento de reflexión, de replantear nuestras hipótesis de partida que han hecho que estemos aquí.

En agosto del 2007 todos vimos como la economía mundial empezaba una de las páginas negras de nuestra historia. La falta de liquidez de los bancos tras la crisis de las hipotecas subprime.

Ya nos habían advertido nuestros vecinos de EEUU que aquel ambiente de fiesta del boom inmobiliario tenía los días contados.

Pero en España la crisis no sólo ha afectado las empresas de la construcción sino a otras vinculadas con el sector servicios, industrias. No hay que olvidar que en los dos primeros meses del año se han dado de baja de la seguridad social 15.566 empresas.
Esta mortalidad de empresas, ha provocado que las compañías “supervivientes“ tengan una reestructuración con el objetivo de adaptar costes a la nueva realidad.

El servicio de compras de un hospital como el nuestro es uno de los departamentos que con más detenimiento redefinen los gerentes, pues no debe olvidarse que esta función equivale a no menos de tres cuartas partes de los ingresos de un hospital.

Como hacerlo ¿Se trataría más que eliminar prestaciones rediseñarlas .y en esta ingeniería de procesos toma especial protagonismo el departamento de compras?.

Todos estamos seguros que la crisis es algo temporal que exige también una gestión del departamento a medio/ largo plazo; es fundamental no centrarse en el día a día y plantear cualquier acción pensando en cuándo va a terminar esta coyuntura. No valen visiones cortoplacistas.

La importancia de los profesionales

Desde mi visión de cirujano ortopédico siempre he defendido que para entender, gestionar lo que ocurre en quirófano uno debe estar dentro. Sólo el que vive en quirófano entiende un lenguaje, que puede cuestionar dimensiones económicas, sociales incluso de la inteligencia humana.

¿Cómo podemos entender que es un prótesis de rodilla sino no hemos estado en quirófano?

Como mantenía Lou Gestner siendo presidente de IBM “si hacemos lo de siempre ¿ cómo vamos a pretender conseguir algo diferente?

Poner orden al caos

La crisis genera una desorganización en todo lo que habitualmente se dominaba, por lo que lo primero es organizar más que nunca todos los procesos involucrados en la gestión de compra, donde el 60% del trabajo está previsto y el 40% restante surge cada día de forma inesperada.

Poner orden al caos exige replantearse la hipótesis de partida que nos ha acabado llevando a donde estamos. Como decía Albert Einstein: “Cuando un problema se me resiste, replanteo la hipótesis de partida y la imaginación resulta más certera que la realidad“.

Me he dado cuenta que la vorágine diaria nos impide pensar y plantear soluciones. La clave es delegar, si se puede, y optimizar al máximo la capacidad de resolución de problemas.

¿Pero que puede aportar el departamento de compras en este sentido?

Ángel Lozano presidente del grupo Redur propone tres ideas básicas para guiar al departamento de compras:

  1. Credibilidad.
  2. Tener una visión estratégica clara que supere la gestión del propio departamento.
  3. Comunicación externa (información de cirujanos, gerentes, jefes de servicio, proveedores).

La importancia del grupo

Se debe aceptar por parte del responsable de compras que aunque él es el experto, necesita de los conocimientos de otros departamentos.

Se trata de promover un trabajo de conjunto, frente al trabajo en equipo, ya que este se ha demostrado que no es tan efectivo, pues obliga los gerentes a juntar capacidades individualistas para generar soluciones, pudiendo generar agravios comparativos, y por tanto incompetencia profesional.

Valor en época de vacas flacas

Me gustaría citar los datos de una encuesta realizada por The Corporate Executive Board Company.

Un profesional motivado puede trabajar un 57% más duro y es nueve veces menos probable que abandone la empresa.

He querido introducir esta conclusión porque sin muchos de nuestros médicos, enfermeras, gestores motivados, no podríamos innovar.

Es momento de innovar con los proveedores, fidelizar la relación con los que sean realmente estratégicos.

La AERCE (Asociación Española de profesionales de compras, contratación y aprovisionamientos) ofrece una serie de recomendaciones como: establecer acuerdos con proveedores a largo plazo, incrementar la cantidad de producto que se compra a precios más bajos, analizar las necesidades reales de compras, establecer alianzas estratégicos con proveedores de confianza, compartir experiencia con otros hospitales e invertir en futuro.

Aun así no es el momento de lamentarse sino de “coger el toro por los cuernos“y la clave está en la innovación.

Como dice Jack Ma “la única forma de predecir el futuro es hacer que lo que uno desea suceda“

Lo que hoy en día permite decir que una empresa u hospital tiene éxito, no fugaz sino mantenido en el tiempo, es la gestión del talento, y el talento no está en las nuevas tecnologías, ni siquiera en las posibilidades de gestión de los hospitales. El talento es un coto privado de las personas, por eso el servicio de compras debe salir a relucir y convertirse en la luz final del túnel para algunos ….pero también la del inicio para otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.