Con cierta frecuencia atiendo a pacientes extranjeros. Con la misma frecuencia, lo primero que hacen tras sentarse, es colocar encima de la mesa una lista de preguntas… la famosa “question list”. Es razonable, y ningún facultativo lo debe de sentir como una amenaza, ni que se cuestiona su buen hacer. La mayoría de los pacientes preguntan sobre la estancia, la recuperación, la anestesia… pero muy raramente preguntan sobre la competencia del cirujano en esta intervención, ni solicitan información adicional, ni profundizan en la necesidad real de la intervención…
Esto me ha hecho preguntarme … ¿cuál sería mi “question list”?

La compartiré con vosotros:

1. Preguntas que me orienten sobre la conveniencia o no de la intervención
a. ¿Cuáles son los riesgos de la intervención y con qué probabilidad se producen?
b. ¿Qué pasaría si decido no operarme?
c. ¿Existe alguna alternativa de tratamiento que me evite el pasar por quirófano?
2. Información para consultar con la almohada
a. ¿Tiene alguna información (impresa, video, etc) para poderla consultar tranquilamente en mi casa, antes de decidirme?
b. ¿Me recomendaría alguna página web fiable?
3. El cirujano.
a. ¿Es una cirugía frecuente? ¿Cuántas veces la realiza usted al año?
b. ¿Está usted subespecializado en este tipo de intervenciones?
4. La intervención y su evolución
a. ¿Estaré ingresado? ¿Cuántos días?
b. ¿Qué tipo de anestesia me realizarán?
c. ¿Cuánto dura la intervención?
d. ¿Necesitará rehabilitación? ¿Cuánto tiempo?
e. ¿Cuándo podré… conducir? Caminar? Trabajar? Realizar deporte?
f. ¿Necesitaré ayuda en mi domicilio al alta?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.