Son muchas las dudas cuándo nos vamos a comprar un colchón en una tienda online de colchones, y por supuesto, una de ellas es la densidad que debe tener. En este post es sobre lo que vamos a tratar, para arrojar un poco de luz sobre este tema, y que nos resulte un poco más sencillo elegir nuestro colchón ideal. 

Para comenzar, debemos de señalar que la densidad de un colchón es la cantidad de espuma viscoelástica que tiene el propio colchón. Si nos ponemos más técnicos diremos que son los kilos de este material que se ha utilizado por cada metro cúbico de capa de espuma. La densidad nos determina la calidad del producto tanto en durabilidad como en resistencia. A mayor densidad, más calidad y un mejor rendimiento, todo esto en teoría.  

Si quieres saber la densidad que tiene tu colchón, debes de dividir el peso total entre lo que mide en metros cúbicos. 

Hay tres tipos principalmente de densidad. 

  1. Firmeza baja: Son los que tienen un valor de metro cúbico de entre 20 y 40 kg. 
  2. Firmeza media: En este caso los colchones tienen una firmeza de entre 40 y 80 kg. 
  3. Firmeza alta: superan los 80 kg, como ya hemos hablado, por metro cúbico. 

Como ya hemos dicho, la densidad, una de las características que aporta es la durabilidad. Pero sí que es cierto que no es una verdad absoluta, porque hay colchones que no tienen una densidad alta o no tienen demasiada viscoelástica y son otros materiales los que le dan la firmeza. Pero, tal vez, aunque tenga una importante firmeza, no tenga tanta durabilidad como si la densidad la aporta la viscoelástica. No podemos determinar que un colchón sea mayor por tener más viscoelástica, pero sí que podemos asegurarte que tendrá más firmeza. Estos colchones a pesar de la firmeza de la que hablamos, tienen otra propiedad que es la memoria. Digamos que registra y guarda el reparto de peso de quién se tumba, por lo que no es necesario, de hecho, se desaconseja darle la vuelta para que ni su firmeza, ni su memoria se vean dañados. 

Para saber si es buen colchón o no, o mejor dicho si tiene una firmeza óptima dada por la viscoelástica, tan solo posa tu mano y húndeme sin hacer demasiada fuerza, y observa si al quitarla queda el dibujo por algún tiempo. Y observa si la viscoelástica recupera la forma original de manera suave o bien, se recupera como si de un “resorte” se tratara. Otra cualidad que va de la mano a la densidad es la transpirabilidad, simplemente soplando, verás si el aire pasa o bien rebota, pero cuanto más denso sea, por lógica menos aire debe de dejar pasar. 

La elección de un colchón es muy personal, cada persona tenemos un gusto y unas necesidades físicas, para obtener un completo descanso, pero sí que hay formas de saber si tiene una densidad y calidad apropiada para lo que necesites. Y de paso saber si te están cobrando de más por un colchón que no lo merezca, porque su calidad no sea óptima. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.